De cuando conocí al Sr. Spock

Si yo no hubiera conocido al Señor Spock, creo que me hubiera perdido de toda una experiencia que estoy seguro no se me hubiera presentado jamás.

Tenía cinco años cuando vi por primera vez un episodio de Star Trek, y estaba fascinado de ver a un personaje con orejas puntiagudas y que hacía un gesto manual muy particular.

¡Estaba fascinado con cada programa que veía en las repeticiones que pasaban por Canal 5 o alguna televisora local! La Enterprise viajando a sitios extraordinarios o los combates de la tripulación enfrentando a cada enemigo fantástico que venía de la mente de Gene Rodenberry. Pero ninguna victoria o aprendizaje estaba asegurado si este hombre extraño que era consejero del capitán James T. Kirk se involucraba.

La camaradería y el apoyo mutuo de Spock y Kirk eran uno de los engranes de Star Trek.
Imagen: https://vtx.vt.edu/

Spock era el héroe realmente. Si no conocías a Spock, entonces no podías llamarte un trekkie (el término común para un fan o seguidor de Star Trek). Si no podías entender la cabalidad de la frase más recordada del habitante del planeta Vulcano: “Larga vida y prosperidad“, no podías ser un fan auténtico de este programa de ciencia ficción que ha pasado por tantas encarnaciones.

Cada sábado era de despertarse a eso de las 6 de la mañana (increíble, ¿verdad?) para ver al actor Leonard Nimoy tomar para él al consejero de Kirk. Veías a Nimoy y deseabas tanto que Spock fuera real; que fuera tu profe, tu mejor amigo o ese sujeto al que puedes acudir cuando necesitas entender un poquito las cosas de la vida.

La popularidad de Spock es una de las más grandes que se han visto en un personaje de ficción. Desde los 60, la enorme cantidad de fans (que bien pueden ser tus papás, tíos o abuelos) que han crecido con la sencilla filosofía del personaje ha aumentado como nunca he visto con personajes como, por ejemplo, Harry Potter o Iron Man. Spock es el arquetipo del héroe que no todos asocian: el que está ahí al pie del cañón… incluso cuando el protagonista no es el simpático.

El Señor Spock es estoico y racional, y las interpretaciones de Nimoy y de Zachary Quinto respetan eso. A pesar de la emocionalidad que de repente la versión de Quinto le brinda al personaje, la complejidad natural de Spock es una de varias cosas asombrosas que podemos verle al personaje. Incluso, la sabiduría del Vulcano era tan increíble que te inspiraba a aprender, conocer y adquirir conocimientos a enorme escala.

Zachary Quinto es el más reciente intérprete de Spock, y quizá uno de los mejores actores de su generación. Imagen: https://www.syfy.com/

Yo soy un fiel seguidor de Spock (a pesar de que el saludo vulcano me sale en la mano contraria a la de él), y haberlo conocido, como quizá lo sientan muchos Trekkies, es en verdad un privilegio. Spock es el alma y corazón de Star Trek, y si no lo conoces, date el tiempo de ver la serie en Netflix (de hecho, todas las series a excepción de Picard, las encuentras ahi).

Pláticame sobre Spock. Estoy seguro de que tendremos mucho de qué hablar. ¡Sígueme en Twitter como @HeraldoX!

Un comentario en “De cuando conocí al Sr. Spock

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s